• Teléfono: 02 600 3333
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

Noticias

El manganeso (Mn) es un elemento esencial en los seres humanos, pero al estar presente en niveles elevados, se ha mostrado que causa efectos neurológicos adversos, semejantes a los de la enfermedad de Parkinson. Estos efectos adversos han sido bien documentados en los trabajadores de fábricas de metales a través de exposición a inhalación de partículas suspendidas. La especulación acerca de los resultados dañinos relacionados con bajos niveles de manganeso en el agua potable ha generado varios estudios de investigación reciente mente. Aunque estudios anteriores mostraron una asociación causal poco convincente. El manganeso y los riesgos a la salud pública El manganeso contribuye a la formación de huesos y enzimas necesarias del metabolismo en los seres humanos. Por eso el Instituto de Medicina ha establecido niveles adecuados de consumo de alimentos. Para menores entre las edades de nueve y trece años estos niveles han sido listados como 1.900ug/ día para los niños y 1.600ug/ día para las niñas. El estudio más reciente de manganeso en el agua potable ha sido mencionado en numerosos titulares y provee nuevas percepciones para definir el verdadero problema. Llevándose a cabo en Quebec, Canadá, las concentraciones de exposición al manganeso fueron medidas en llaves de agua en las cocinas. Además se estimó la exposición a través de los alimentos en 3 órdenes de magnitud (es decir 1.000 veces) mayor que el agua, los niveles de agua fueron asociados con la concentración de manganeso en el cabello, no en los alimentos. Haciendo ajustes para tomar en cuenta los factores socioeconómicos, la inteligencia materna, otros contaminantes ambientales, la salud psicológica y muchos otros factores potencialmente desconcertantes, no cambió la conclusión general que las exposiciones a través del agua reducen significativamente el cociente intelectual (CI) de los niños que participaron en este estudio. Ni siquiera las concentraciones mayores estimadas en los alimentos tuvieron un efecto medible en el CI. Por lo tanto, los autores concluyeron que “la exposición al manganeso en niveles que son comunes en el agua subterránea está asociada con la discapacidad intelectual en los niños”. La concentración media del agua de la llave utilizada por niños fue de 34ug/L llegando hasta 2.700ug/L. Alimentos versus agua: comprendiendo la exposición al manganeso Se han establecido normas variables respecto a los niveles recomendados de manganeso en el agua. La norma secundaria de la US EPA (es decir, que no es exigible, ni está basada en la salud) para la concentración de manganeso en el agua potable es de 300ug/L. De manera similar, la OMS estableció un límite de 400ug/L. Estados individuales, incluyendo a California y Connecticut, han establecido verdaderos límites de 500ug-L, basados en la salud. Todos estos niveles son mucho más bajos que los niveles mayores de consumo tolerables que se permiten para los alimentos, que no se espera que presenten ningún riesgo de afectos adversos a la salud en los seres humanos. Esto significa que el manganeso en los alimentos no es igual que en el agua. Debido a factores químicos que se encuentran fuera del alcance de este artículo, el manganeso tiene una mayor biodisponibilidad en el agua en comparación con los alimentos. Por lo tanto, dada la misma dosis en el agua que en los alimentos, la ruta de propagación a través del agua se considera más tóxica. Por esta razón, la FDA ha establecido un menor límite de 50uh/L para el agua embotellada. Los niveles en los suministros de agua de los hogares pueden también transmitirse a través de la ruta de aerosoles cuando uno está tomando una ducha. La función relativa de esta ruta de exposición en los hogares no ha sido estudiada, pero evidencias anteriores de exposición por inhalación y riesgos de salud en los trabajadores están bien fundamentadas. Por lo tanto, para aquellas aguas con altos niveles de manganeso, un sistema de punto de entrada es la mejor práctica para remover el contaminante del agua potable y prevenir la exposición a través de la ruta de inhalación al tomar una ducha.
Un informe de investigación de la Prensa Asociada publicado en marzo del 2008, confirma que al menos 41 millones de estadounidenses en 24 de las principales áreas metropolitanas del país reciben agua potable que ha sido contaminada por una variedad de productos farmacéuticos, incluyendo: estabilizadores del estado de ánimo, antibióticos, anti-convulsantes, terapias de hormonas y otros más. Evidencia de contaminación del agua potable Hace más de 20 años, encuestas en los Estados Unidos y Europa identificaron la presencia de cafeína, aspirina, nicotina y compuestos de productos de cuidado personal (es decir, champú, lociones, cosméticos) en las descargas de aguas residuales que impactan los ríos ambientales. Más o menos en ese mismo tiempo, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) documentó el hallazgo de medicamentos para reducir el colesterol en cuencas de infiltración de aguas subterráneas (sitios en los que el agua subterránea estaba siendo recargada con efluente de aguas de alcantarilla tratadas una práctica común en los Estados Unidos, particularmente en los estados áridos del oeste del país). Las medicinas para el dolor, los tranquilizantes, anti depresivos, antibióticos, píldoras para el control de la natalidad, terapias de reemplazo de estrógeno, agentes de quimioterapia, medicamentos contra los ataques, etc. Son solamente algunos ejemplos de los contaminantes de uso cotidiano que logran llegar al medio ambiente a través del excremento humano y animal, cuando este se desecha en los sistemas de alcantarillado (es decir, desechando las medicinas que no se utilizan, en el inodoro) y del lixiviado de relleno sanitarios que puede impactar los suministros de agua potable. Las prácticas agrícolas son una de las principales fuentes, en las que el 40% de los antibióticos fabricados son alimentados al ganado para realzar su crecimiento. El estiércol, conteniendo vestigios de compuestos farmacéuticos, se utiliza a menudo como fertilizante para terrenos, de donde puede ser lixiviado a las corrientes locales y ríos. Posibles impactos a la salud Los niveles de productos farmacéuticos que se encuentran en el ambiente son entre seis y siete órdenes de magnitud más bajos que las ambiente son entre seis y siete ordenes de magnitud más bajos que las dosis terapeúticas, a pesar del hecho que hasta un 90 por ciento de un medicamento oral puede ser excretado en los residuos humanos. Es poco probable que las exposiciones bajas y consistentes produzcan efectos agudos que puedan ser notados, sino que impactos sutiles, tales como trastornos de conducta o reproductivos que son difíciles de detectar y pueden fácilmente ser notados. Se han evaluado tecnologías avanzadas de tratamiento de agua para determinar su eficacia en la eliminación de los compuestos farmacéuticos más comunes del agua potable. Se ha mostrado que la filtración con membranas y filtración con carbón activado granular (procesos comunes en los dispositivos avanzados de tratamiento en el punto de uso) son altamente efectivas. La nanofiltración y ósmosis inversa eliminaron todos los medicamentos que fueron examinados.

Subcategorías